El estilo de vida actual condiciona el tamaño de nuestro cerebro en el futuro

¿Nuestro cerebro puede ir menguando de tamaño a medida que pasan los años? Según los más recientes estudios, nuestros hábitos cotidianos, las horas de sueño que dormimos cada día o el estrés podrían influir en nuestras capacidades cognitivas y en el tamaño de ciertas áreas del cerebro en el futuro.

El cerebro, al igual que el resto de órganos de nuestro cuerpo, está en constante proceso de transformación, generando incesantemente nuevas conexiones neuronales.

Según un estudio realizado por científicos de la Universidad de Oxford y Oslo, esas capacidades potenciales de nuestro cerebro pueden verse alteradas y reducidas tanto por el consumo de sustancias nocivas (como las drogas y el alcohol) como por nuestros hábitos y rutinas diarias.

 En dicha investigación resultó que uno de los factores que afectaban a las capacidades del cerebro era el hecho de dormir pocas horas y mal.

Para ello, estudiaron los hábitos de descanso de 147 participantes. En los resultados finales comprobaron que los cerebros de aquellos que no descansaban lo suficiente se detectaban ciertas atrofias en las zonas del cerebro encargadas de los procesos de capacidad de planificación, razonamiento, memoria y resolución de problemas.

Otro de los aspectos importantes a los que hacía referencia dicho estudio era al estado de ánimo y al estrés. En el caso de personas con depresión, este factor resultó crucial, ya que según numerosas investigaciones, se ha podido comprobar que las dentritas (prolongaciones de las neuronas destinadas a la recepción de estímulos) resultan dañadas al sufrir los efectos de la enfermedad.

La vida sedentaria y la falta de ejercicio físico también resultó ser perjudicial para el estado del cerebro, según este estudio.

 Por todo ello, resulta vital incorporar diariamente hábitos más saludables para cuidar la salud futura del cerebro: prestarle más atención a la alimentación, ejercitar el cuerpo y llevar a cabo acciones estimulantes como la lectura, o aquellas que impliquen la interacción con otras personas, como los juegos de mesa o los deportes de equipo.

La combinación de hábitos más saludables practicados de forma regular nos ayudará a generar nuevas conexiones neuronales y a combatir los efectos nocivos de las malas costumbres.

 

 

Related Posts

Leave a Comment

ejercicio físico Neurogym rendimiento bienestar felicidadestrés laboral burnout