Contra la depresión y la tristeza…. más ejercicio físico

Según datos del Ministerio de Sanidad, en España, el consumo de psicofármacos ha aumentado un 20% con respecto al último año y un 11% de la población los consume de manera habitual para tratar distintos problemas como la depresión, la ansiedad, el estrés o el bajo estado de ánimo.

Si bien los facultativos médicos coinciden en que pueden ser beneficiosos en momentos puntuales para tratar ciertos trastornos o enfermedades mentales, siempre deben ser tomados bajo prescripción médica, ya que, a largo plazo, pueden cronifcar enfermedades y provocar deterioro cognitivo.

La evidencia nos dice que desde que el consumo de estos psicofármacos se popularizó a mediados de los años 50 del siglo pasado, y tuvieron su “boom” en la década de los 80 con la comercialización de Prozac, el número de enfermedades mentales ha ido progresivamente en aumento, en lugar de reducirse.

¿Por que no se reduce el número de casos de personas que sufren estos problemas (depresión, tristeza o ansiedad) si cada vez aparecen más compuestos en el mercado y el acceso a ellos es asequible?

El motivo de esto es la plasticidad cerebral, que es la capacidad que tienen las células nerviosas para ir adaptándose a entornos cambiantes e ir generando nuevas conexiones sinápticas más eficientes. Nuestros cerebros se van adaptando a la ingesta de estas sustancias, cuando son tomadas por largos periodos de tiempo, y cuando dejamos de tomarlas, nuestro cerebro percibe un desequilibrio por su falta.

La pregunta de oro es… Entonces, ¿qué podemos hacer para sentirnos mejor?

Y la respuesta es clara: tomar los medicamentos con mesura, siempre bajo prescripción médica, y optar por otras alternativas, libres de químicos y al alcance de todos, como el ejercicio físico o el entrenamiento cerebral con Neurofeedback.

Y para muestra de que la evidencia científica respalda esta hipótesis, éste es un ejemplo de un estudio realizado en ratones, en los que se observó que tras correr segregaban un compuesto que funcionaba para aliviar sus niveles de ansiedad consiguiendo mejorar sus niveles de rendimiento y bienestar.

Related Posts

Leave a Comment

Neurociencia Neuromarketing Neurozonacerebro