¿Puede el estrés laboral prolongado aumentar el riesgo de cáncer?

Según un estudio llevado a cabo por la Unidad de Epidemiología y Bioestadística de la Universidad de Quebec (Canadá), una exposición prolongada al estrés en el trabajo aumenta las probabilidades de padecer cáncer en hombres, particularmente cáncer de pulmón, colon, recto, estómago y Linfoma no Hodgkin.

Para dicho estudio se  entrevistó a 3103 personas que presentaban incidentes de cáncer (de 11 tipos diferentes) diagnosticados en 1979-1985 y se tomaron, como grupo de control, a 512 sujetos.

Para evaluar los diferentes aspectos que podían estar teniendo relación con el desarrollo de la enfermedad, las personas tuvieron que describir en qué consistía su trabajo,  incluyendo detalles sobre cómo había aparecido el estrés, y el motivo o motivos por los que había sido percibido.

Los investigadores detectaron diferentes motivos de por qué ese estrés aparecía; no sólo se debía a las duras exigencias profesionales (objetivos comerciales demasiado ambiciosos, plazos de entrega ajustados, etc), sino a otras variables menos estudiadas como la atención al cliente, la obtención de comisiones de venta, las responsabilidades asociadas al puesto de trabajo, motivos financieros, condiciones de trabajo adversas (incluyendo los riesgos laborales del puesto), las relaciones tensas con compañeros y jefes e incluso, los problemas de tráfico.

La conclusión rotunda del estudio fue que la exposición prolongada al estrés se asoció con mayores probabilidades de cáncer en 5 de las 11 variables estudiadas.

El estrés laboral aparece cuando las exigencias del entorno superan la capacidad que tenemos para hacerles frente o gestionarlas de manera más eficaz. Algunos de los síntomas más frecuentes son la irritabilidad, la frustración, la tristeza e, incluso, la depresión, y por lo general están acompañados de agotamiento físico y/o mental.

Una de las alternativas que tenemos a nuestro alcance, si comenzamos a percibir estrés de manera prolongada, es introducirnos en la práctica regular de Mindfulness, para recuperar y mejorar nuestro nivel de rendimiento y bienestar, tanto dentro de nuestro contexto laboral como a nivel personal.

Tan sólo 15 minutos de práctica regular durante un periodo de tiempo de 8 semanas produce cambios en la morfología de nuestro cerebro y se comienzan a ver beneficios en lo relativo a la memoria, la concentración, la resiliencia, o la gestión de los pensamientos negativos, entre otros.

Y tú… ¿ya practicas Mindfulness regularmente para reducir tu estrés?

Related Posts

Leave a Comment

programa mindfulness para padres y madres de adolescentesCurso Mindfulness Neurozona