.page-section-5976aca2e90fb { padding:200px 0; background-image:url(http://www.neurozona.es/wp-content/uploads/2015/04/Fotolia_78589895_Subscription_Monthly_M.jpg); background-attachment:fixed; background-attachment: scroll\9 !important; background-position:center top; background-repeat:repeat; } .page-section-5976aca2e90fb .alt-title span { } .page-section-5976aca2e90fb.section-expandable-true:not(.active-toggle):hover .mk-section-color-mask { opacity:0.8 !important; } .page-section-5976aca2e90fb .expandable-section-trigger i { opacity:1; top:0 !important; }

Qué es neurofeedback

#fancy-title-5976aca2eaa23:after{ background-color:rgba(39,39,128,0.4); height:1px !important; } #fancy-title-5976aca2eaa23 a{ color: #272780; }

Después de que en 1920 Hans Berger descubriera las ondas cerebrales, en 1958, Joseph Kamiya, profesor en la Universidad de Chicago, entrenó a un voluntario para la emisión de ondas alfa (8-13Hz) y de esta manera confirmó la capacidad de controlar sus propias ondas cerebrales.

.page-section-5976aca2eadc8 { padding:10px 0; background-attachment:; background-attachment: scroll\9 !important; background-position:left top; background-repeat:repeat; } .page-section-5976aca2eadc8 .alt-title span { } .page-section-5976aca2eadc8.section-expandable-true:not(.active-toggle):hover .mk-section-color-mask { opacity:0.2 !important; } .page-section-5976aca2eadc8 .expandable-section-trigger i { opacity:1; top:0 !important; }

En 1968, Barry Sterman de la Universidad de Los Angeles, que acababa de entrenar unos gatos con Neurofeedback para aumentar la amplitud de las señales del ritmo sensorimotor (12-15 Hz) hizo un descubrimiento inesperado. La NASA que se interesaba por los efectos de la hidrazine (un combustible para naves espaciales) sobre el hombre, le pidió que examinara la relación entre este combustible y el desencadenamiento de
una crisis de epilepsia.

Para ello Sterman utilizó 50 gatos, de los cuales 10 habían participado en la experiencia de aumento de las señales del ritmo sensorimotor. Administró hidrazine a los 50 gatos y constató con sorpresa que los que no habían participado a la experiencia de Neurofeedback tuvieron una crisis de epilepsia en la hora siguiente y los otros 10 se mostraban mas resistentes. Acababa de descubrir una aplicación médica del Neurofeedback.

En 1971, Sterman empezó a utilizar el Neurofeedback para reducir con éxito el número de crisis de epilepsia sobre sujetos humanos . Una veintena de estudios científicos efectuados por doce centros de investigación han confirmado sus resultados.

En los años 70 y 80 aparecieron los datos normativos que permiten comparar las señales cerebrales desde un individuo a otro con el fin de establecer una relación entre señales cerebrales particulares y síntomas diversos. En 1989, los Doctores Eugene Peniston y Paul Kulkosky, definieron un protocolo de Neurofeedback específico que aplicaron a veteranos de Vietnam para tratar el síndrome de estrés postraumático.

Dos años más tarde Peniston y Kulkosky utilizaron este protocolo con otros veteranos de Vietnam que sufrían alcoholismo. Estos dos estudios fueron un éxito.

Fue durante esta misma época que se concibieron los primeros equipos de Neurofeedback informatizados. Hoy se cuentan una docena de modelos en el mercado.

Hoy, las aplicaciones de Neurofeedback son múltiples. Las usan desde médicos, neurólogos o psiquiatras para tratar síntomas específicos, hasta terapeutas y coaches, como es nuestro caso, que utilizamos los sistemas de nueva generación (ampliamente automatizados y seguros) para ayudar al cerebro a funcionar mejor de forma integral.