Si no es demencia…. ¿por qué perdemos la memoria?

Por lo general, es normal sufrir algún que otro lapsus de memoria de vez en cuando… De esta forma sabemos que nuestro cerebro está constantemente reconfigurando la información que almacena y la que descarta…. Pero, ¿cuándo deberíamos comenzar a preocuparnos?

Existen razones fisiológicas para explicar los fallos en la memoria, como por ejemplo el proceso de envejecimiento físico y mental de todos los seres humanos… Con la edad, se reducen ciertas capacidades como la fuerza física o la agudeza visual, y la memoria es otra de ellas…

 Pero si percibes que cada vez te resulta más difícil recordar conversaciones, acontecimientos que ya ocurrieron, etc… quizá sea el momento de visitar a un profesional médico y que pueda valorar si lo que padeces es algún tipo de demencia

La demencia se caracteriza por producir un deterioro progresivo de la memoria y de otros aspectos del pensamiento de forma suficientemente importante como para afectar a la calidad de vida de las personas.

La FDA (Agencia norteamericana del Medicamento) sugiere las siguientes causas de pérdida de memoria y advierte de cuáles son las señales que nos pueden dar pistas para reconocer si nuestros lapsus corresponden a algún tipo de demencia o no:

  • Medicamentos como ansiolíticos, antidepresivos o antihistamínicos pueden alterar nuestra memoria
  • Picos puntuales de estrés excesivo pueden hacer que no recuerdes datos tan habituales como un número de teléfono o el nombre de alguien conocido
  • Las sustancias estupefacientes y el alcohol alteran químicamente al cerebro y dificultan los procesos cognitivos
  • Los traumatismos craneales con pérdida de conciencia pueden originar problemas de memoria en el futuro
  • Ciertas enfermedades infecciosas como el VIH, la tuberculosis o el herpes pueden llegar a afectar al revestimiento cerebral y empeorar nuestra memoria
  • La falta o mala calidad del sueño nocturno, ya que durante la noche nuestro cerebro reestructura y procesa la información que recibe durante el día… Periodos prolongados de falta de sueño hacen que esta información no se integre bien y que comiencen los problemas de concentración y memoria

Nuestra reserva cognitiva (capacidad del cerebro para compensar problemas cerebrales gracias a los conocimientos adquiridos durante la experiencia de vida) juega un papel fundamental, ya que a mayor desarrollo de ésta mejor será el funcionamiento de cualquier persona que vaya a desarrollar en el futuro una enfermedad de deterioro neurológico.

En otras palabras, cuanto más y mejor entrenes tu cerebro, mejor calidad de vida tendrás en el futuro.

Por ello intenta reducir los niveles de colesterol y tensión arterial, haz ejercicio, medita, no abuses del alcohol y potencia tus interacciones sociales… Estarás realizando una labor preventiva muy valiosa.

Related Posts

Leave a Comment

Retiro urbano Mindfulness NeurozonaActividades Mindfulness Neurozona mes septiembre